José Eulogio Liviano

Todos tenemos comentarios, aquí algunos de los míos.

Posts Tagged ‘Estados Unidos

Nuevo romance paranormal adolecente

leave a comment »

En una sección de la librería Barnes and Noble de una ciudad de Estados Unidos encontré la siguiente categoría de libros: “New Teen Paranormal Romance”. Por un momento me pareció una exageración, pero después de todo así son las cosas en Estados Unidos.

Cualquiera que haya visitado los Estados Unidos alguna vez se habrá dado cuenta que ahí venden absolutamente todo. Este es el país donde se han perfeccionado todas las técnicas de venta, donde existen todos los productos que se comercien en el mundo, y  donde se ha hecho la segmentación de mercado más fina y precisa. Nadie le gana a los gringos a vender, nadie.

Esta categorización de géneros literarios es sólo una extensión de lo que se ha visto por años. Por ejemplo, en la década del 50 se vendía leche. Décadas después la “leche” no era suficiente, así que se vendió leche deslactosada. Posteriormente había leche, leche deslactosada y agregaron leche “low fat”. Luego un día se agregó leche “low fat” con la precisión del 2% o 1% o el % que aplique. Así que hoy puede comprarse leche deslactosada “low fat” al 2%. Desde luego que también hay leche de soya, con una interminable lista de apellidos.

Aquí otro ejemplo de productos sobre-especificados para satisfacer al consumidor: uno puede ordenar un café, mocca, caliente, con leche deslactosada low fat 2% sin crema batida, con chocolate orgánico. Antes uno sólo pedía café.

La receta de la presición para atraer a los clientes ha cruzado a la industria editorial donde se busca posicionar libros con el “new paranormal teen romance”. Los libros sobre romance no atraen la atención de los lectores jovenes, así que hay que agregar que es “teen” romance. Aun así, el mensaje completo no se confiere, porque el romance adolescente de Bella y Edward es diferente y más interesante, porque es paranormal. Sin embargo, Twilight ya no está “in”, así que nadie se interesa por un libro sobre romance adolescente paranormal, a menos que sea “nuevo”.

El último cálculo que escuché o que recuerdo es que en México se lee en promedio medio libro al año por habitante. Me pregunto ¿cuánto más se leería si se ajustara la mira de la industria editorial mexicana? Quizá los estadounidenses terminan leyendo la mayoría de sus libros porque responden al incesante bombardeo mediático que los persuade a comprar y, eventualmente, leer libros. Quizá ésta sea uno de los ángulos positivos del capitalismo a ultranza: se generan sociedades que leen muchos libros. O mejor no digamos “mucho”, seamos precisos, se calcula que un gringo lee 17 libros al año.

jeliviano

Written by Me

diciembre 31, 2012 at 2:48 pm

Política de inmigración y mensajes contradictorios.

leave a comment »

Nací y crecí en la frontera norte de México, conozco algunos detalles sobre la migración ilegal de mexicanos hacia Estados Unidos. Mi mamá manejaba un comedor público para indocumentados en una iglesia. Desde niño escuché historias de personas que buscaban ir a Estados Unidos y vi muchas hileras de “mojados” yendo hacia el norte y más de una vez pude platicar con ellos. Tuve un amigo en la primaria que me decía que su papá era “pollero”, es decir, se dedicaba a cruzar personas hacia EE.UU. ilegalmente, por él conocí algunos detalles del negocio de los “pateros”.

Toda la vida he escuchado que la patrulla fronteriza se hace de la vista gorda cuando es requerido. Cuando hay que apretar la vigilancia lo hacen, cuando hay que ser laxo para dejar pasar la mano de obra también lo hacen. Aunque he ido y venido por tierra en incontables ocasiones hacia y desde EU nunca había puesto atención en algunas prácticas del gobierno americano para prevenir la migración ilegal, y ahora que lo hecho veo algunas inconsistencias interesantes.

Por ejemplo, si uno cruza hacia Texas y trata de internarse en el estado hay que tramitar un permiso de internacion temporal. Al tramitar el permiso se hacen las preguntas de rigor y sin invertir demasiado tiempo se obtiene el permiso. Si uno va manejando hacia el interior de Texas aproximadamente en la milla 25 encontrará un retén de la patrulla fronteriza donde invariablemente se verificará que todos los ocupantes del vehículo cuenten con su documentación. Si hay un ocupante sin documentos, o peor aún, si hay un ocupante en la cajuela o maletero, las consecuencias pueden ser graves.

Si uno trata de cruzar hacia Texas por El Paso, ahí aparece la primer variante o inconsistencia. El proceso de obtención del permiso es más requisitoso, toma más tiempo, se pide más documentación (toda falsificable) y se obtiene el documento de internación. Uno puede conducir hacia el interior del país, digamos que virando hacia Nuevo México, pasar las 25 millas, o las 30 millas o las 60 millas y nunca aparece el retén de la partulla fronteriza. Tranquilamente uno puede agregar más acompañantes al vehículo e internarse sin temores hacia los Estados Unidos.

Si uno trata de cruzar por Tijuana/San Diego es notoria otra inconsistencia. El tramite del permiso se desarrolla entre bromas con el oficial, con mínima documentación y con mucha velocidad, las trabas son inexistentes. Posteriormente uno puede conducir hacia Los Angeles y no encontrar un retén. Se dice que se colocan puestos de verificación de manera aleatoria, pero a mí me parece que más que aleatorio es esporádico. Como el volúmen de cruce por San Diego es tan alto pareciera que los oficiales de inmigración quieren ser eficientes, pero en realidad son laxos.

Estas tres situaciones de distintos niveles de reforzamiento de las fronteras americanas viene aparejado con la noticia de la última semana donde el presidente Obama quiere enviar varios cientos de efectivos de la guardia nacional para proteger las fronteras de su país. Creo que no tiene sentido enviar gente a cuidar los casi infinitos flancos de la frontera a todo lo largo de la división política entre México y Estados Unidos cuando los canales usuales de tránsito de personas son los más propicios para que ocurra la migración ilegal.

Los incentivos económicos son altos para todo mundo. Quien quiere trabajar ilegalmente en Estados Unidos lo hace porque ganará más dinero. Quien lucra cruzando ilegales lo hace porque hay mucho dinero. Quien se beneficia contratando ilegales baratos lo hace porque se sigue haciendo rico. Estos tres entes están perfectamente coordinados y beneficiándose del esquema actual de seguridad. El único agente que desentona con políticas encontradas e inconsistentes es el gobierno, con un servicio de inmigración descoordinado, con una patrulla fronteriza con práticas diferentes y con una guardia nacional que sólo va a perder el tiempo. ¿O acaso es sólo una pantalla?

jeliviano

Written by Me

julio 23, 2010 at 7:34 am