José Eulogio Liviano

Todos tenemos comentarios, aquí algunos de los míos.

Archive for diciembre 2010

El problema con los libros de autoayuda

with one comment

Tengo un problema personal con los libros de autoayuda, o con los libros que usando historias superficiales buscan arrojar las grandes moralejas. Por eso no los leo. Me explico.

Digamos que para mí, en última instancia, un libro es la herramienta perfecta para un inception. Y sí, me refiero al término de inception utilizado en la película del mismo nombre (“El Origen”, en español), que consiste en plantar una idea en la mente de una persona. Notemos que esta idea debe ser de tamaño considerable, es una idea tan significativa como para crear una mutación perceptible en la personalidad de una persona, o en su misión en la vida, o en sus apetitos más internos y dominantes.

Así, de adolescente, justo al dar vuelta a la última página de Romeo y Julieta, quise salir a casarme con mi novia. Un poco más viejo, después de leer Cándido me puse a pensar en cómo estamos condicionados para interpretar el mundo como una creación divina. Incluso con la lectura de algo menos ambicioso como La Catedral del Mar, pude reflexionar sobre la paternidad, la libertad y la dignidad. 

Estos inceptions contenidos en estos libros están sutilmente hilados dentro de la historia para ser descubiertos por el lector. Uno tiene que leer con detenimiento para encontrar estas joyas incrustadas en la narración y poder apreciarlas en su esplendor. Al estar colocadas en contextos específicos, relevantes, bien contruidos y al servicios de historias poderosas, finalmente uno puede identificarse con ellas, incluso en escenarios que están a siglos de distancia, uno puede hacer la transición de esas ideas a la vida propia, y aprender. Palabra clave: aprender. Así se da el inception.

El problema con los libros de autoayuda es que la condición humana, según la cosmovisión del autor, es presentada abrutamente frente a uno con oraciones del tipo “La vida es…” o “El amor es…” o “Para ser feliz el ser humano debe…”. La síntesis, las conclusiones, las moralejas, los aprendizajes, son articulados directamente por el autor, bajo su propia forma de ver el mundo, sin darle al lector la oportuniad de hacer su propia lectura de la trama y hacer esa transferencia de ideas hacia la realidad propia.

En ningún momento quiero decir que las ideas sean equivocadas ni nada parecido, simplemente la forma en que son presentadas es demasiado seca y la construccion de los argumentos es demasiado directa, rigida y restringida. Digamos que si uno corteja a una mujer al estilo “libro de autoayuda” uno espera tenerla en la cama después de hablar con ella por 10 minutos. Si uno se acerca con las técnicas de “la literatura” va por delante el respeto, el reconocimiento del otro, el enamoramiento, las miradas que hablan, las insinuaciones sutiles, y al final pasa lo que tiene que pasar.

Justo ahora leo a Coetzee en su “Waiting for the Barbarians”, y me está hablando a través de personajes reales y honestamente construidos, sobre la tortura y el miedo irracional. Es sólo preferencia mía irlo desubriendo así que através de Chopra o Cohelo.

jeliviano

Anuncios

Written by Me

diciembre 5, 2010 at 10:39 pm